5 Pausas activas para aumentar la creatividad

Las pausas activas son un tema inquietante y muchas veces desconocido cuando se trabaja en una oficina o un mismo puesto de trabajo durante largas jornadas. Muchas veces los líderes o encargados del bienestar de los empleados desconocen la importancia y los beneficios que estas pueden traer a una labor creativa.

Pausas activas

Cuando hablamos de pausas activas, hacemos referencia a una serie de ejercicios y prácticas que contribuyen no solo al bienestar sino a un mejor desempeño de los trabajadores y empleados de una compañía. El ambiente laboral es importante y el cómo nos sentimos (tanto emocional como físicamente) interfiere en la calidad de nuestro trabajo y en nuestro desempeño, por tal razón buscar el equilibrio resulta un punto clave para optimizar el estado de tu empresa.

 

Las pausas activas contribuyen entonces a un mejor rendimiento y a mayor felicidad en los empleados, ya que son espacios donde las risas y el esparcimiento fortalecen las relaciones entre el equipo y a nivel individual ayudan a disminuir el cansancio y la fatiga, lo cual está comprobado que ayuda a estimular la creatividad.

 

Pero... ¿Qué se considera una pausa activa?

Cuando hablamos de pausas activas muchas personas tienden a confundirse y mal interpretar estos momentos, no se trata de “dejar de trabajar” sino de generar espacios para que los músculos pueden liberar la tensión que se acumula, principalmente los brazos, piernas y ojos.

Si pasamos mucho tiempo en un mismo lugar y una misma posición, se acumula la presión sanguínea, si trabajamos sentados se acumula en los glúteos, si se trabaja de pie en las piernas, así que el principal ejercicio sería estirar y adoptar por un momento la posición contraria a esa en la que pasamos la mayor parte del tiempo.

¡Pilas! Los ojos también tienen relación con las pausas activas, si nos pasamos horas frente a la pantalla de un computador resulta vital para mantener una buena salud visual que se realicen ejercicios para estimular la vista.

Hay quienes dicen que las pausas activas deben ser una serie de estiramientos o flexiones, sin embargo esto dependerá de las tareas que se realice durante el trabajo. Una pausa activa puede hacerse en movimiento o en completa quietud. Desde juegos con pelotas hasta momentos de relajación.

 

¿Qué pasa si no se hacen?

Tras largas jornadas lo que hacemos es llevar nuestros músculos al extremo, aunque no nos demos cuenta, mantener una misma posición por horas puede desencadenar problemas de circulación y de postura, dolores musculares en hombros y cuellos, que aunque muchas veces los confundimos con el estrés laboral, pueden ser simplemente la forma en la que nuestro cuerpo manifiesta que necesita respirar de vez en cuando. La tensión acumulada puede entonces generar problemas físicos y mentales, afectando el rendimiento y reduciendo la creatividad.

 

Así pues que es hora de movernos un poco, te recomendamos 5 pausas activas que puedes emplear con tu equipo de trabajo para estimular la creatividad, disminuir la presión y el estrés de las jornadas laborales y así poder afrontar mejor los desafíos que tu trabajo implique.

 

¡Dale una dosis de vitalidad a tu trabajo!

  1. Estirar esos músculos: Realiza una serie de ejercicios cortos para estirar el cuerpo durante aproximadamente 20 segundos por postura, iniciando en la parte de las piernas y llevando el estiramiento hasta el cuello.
  2. Lista de palabras: ¡Aléjate de la pantalla! Tomemos papel y lápiz y pongámonos el reto de hacer la mayor lista de palabras relacionadas con un tema en específico durante 1 minuto. Para estimular el juego el ganador deberá recibir un premio por parte de su equipo de trabajo.
  3. Mira al horizonte: Dale espacio y tiempo a tus ojos, aléjate del computador y fija tu mirada en un punto lejano durante un par de segundos por cada hora que trabajes frente al ordenador.
  4. Medita: Meditar es un ejercicio clave para respirar, cerrar los ojos, alejarnos de los pensamientos laborales y personales, ponernos en contacto con nosotros mismos y nuestros deseos. Meditar por 5 minutos en la mañana y 5 minutos en la tarde alejados del ruido y los aparatos electrónicos traerá enormes beneficios.
  5. ¡La lleva!: Para movernos en grupo qué tal si todos hacen un círculo y se lanzan una pelota al azar al ritmo del tingo tango, este ejercicio de coordinación fortalece también las relaciones para el trabajo en equipo.  

Creatividad
Habla Ranger Redactor Creativo habla-ranger
[HC]CTA-ebook